CRUCE DE LOS ANDES POR PORTILLO DE PIUQUENES 2014 EN BICI PARTE 1

Foto del dia 6-04-2014
CRUCE DE LOS ANDES POR PORTILLO DE PIUQUENES 2014 EN BICI PARTE 1
0 0

Ver mas usuarios que votaron

Detalles importantes para el lector=> escribi todo el relato con un teclado que no se como se ponen tildes ni tiene la letra enie. Corregi lo mas posible pero mis ojos no resistieron lo suficiente como para corregir todo.

Participantes:
Martin Lima / Cruce de los andes paso pehuenche 2013 / asenso al cerro champaqui en bici / ex guia de descenso y mountain bike cerro catedral / 3 trasmontanias / 3 rio pinto / 1 rally tandil
Chelso Braun / Cruce de los andes paso pehuenche 2013
Tomas Descole / Cruce de los andes paso pehuenche 2013
Lucas Benenati / Cruce de los andes paso pehuenche 2013 / 1 trasmontania / 1 rally tandil / asenso al cerro champaqui en bici

Luego de la gran experiencia y lo contentos que quedamos con el viaje realizado en enero del 2013 a el Paso Pehuenche *relato aqui http://www.btt.com.ar/nota/543/543594.shtml\* , ya por mayo comenzamos a charlar la posibilidad de hacer un nuevo viaje, esta vez un poco mas duro. Sinceramente a mi me divierte muchisimo la investigacion de lugares y la planificacion de estas cosas por lo que investigue mucho, y luego de varias semanas de charlas con el grupo mostrandoles fotos y contandoles sobre lugares donde podriamos ir, nos ponemos en la cabeza hacer el durisimo paso Portillo de Piuquenes, que sale de Tunuyan y llega a San Gabriel (Chile). Las dificultades principales del viaje eran que era en su mayoria sendero, que no pasaban vehiculos lo que lo convertia en un lugar remoto, y que habia que superar 2 veces los 4000 metros sobre el nivel del mar.
Ya por junio comienzan los entrenamientos pensando en el viaje. Sinceramente a esa altura del anio no me sentia preparado para poder hacerlo. Las soluciones vienen solas cuando uno es paciente. Un mail cae un dia a mi casilla como Spam, este correo ofrece un curso integral de montanismo con clases cobre trekking, campamentos, altura, orientacion y primeros auxilios en ambientes remotos. El curso duraba 4 meses y se dictaba todos los sabados con clases de 5 horas (aprovecho para recomendarles a todos ya que el curso es excelente http://azimutrek.com.ar/). La verdad que los conocimientos adquiridos en este curso fueron de gran ayuda para poder realizar este viaje, aunque es real lo que nos repitio varias veces nuestro profesor y gran montanista Pablo Bravo, es importante el conocimiento pero muchisimo mas importante es la experiencia, que solo se gana saliendo a la montania.
Los ultimos meses se ultimaron detalles del viaje como planificacion de intinerarios, dias de marcha, comidas, comidas de marcha y demas cosas que detallaremos abajo.

Inventario:
1 cubierta de repuesto cada uno
2 camaras extra cada uno
1 manojo llaves alem
1 corta cadena
parche y solución
3 infladores
1 ornalla portatil
5 repuestos de gas para la ornalla
2 royos de 9m de silver tape
1 bolsa de 100 precintos
1 equipo de 2 remeras termicas + 1 remera de algodon + 2 calzas de ciclismo cortas + 2 jersey de ciclismo + 1 campera rompevientos impermeable + 1 campera micro polar + 1 campera soft shell + 1 yoguin + 3 pares de medias + 1 par zapatillas + 2 cuellitos multifunción CADA UNO
1 linterna frontal cada uno
1 linterna led de mano cada uno
2 faroles de carpa
1 bolsa de dormir + aislante cada uno
2 carpas capacidad 2 personas
1 cuchillo y tenerdor cada uno
1 olla para cocinar
1 termo
1 mate
4 paquetes de fideos + 2 paquetes lentejas + 2 paquetes polenta + 2 latas de jurel (pescado) + 1 bolsa verduras deshidratadas knorr + 1 caja sopas crema de verdura knorr + 30 clight hidrade (teoricamente son parecidos al gatorade en polvo y tienen sales minerales que favorecen la hidratación) + 40 barritas de chocolate aguila (tableta simple) + 48 barritas de cereal (fabricación casera, las hicimos nosotros) + 1 caja sobres de leche en polvo + 4 latas viandada (carne picada enlatada) + 24 geles carbohidrato absorción rapida + 1kg granola + 4 paquete galletitas avena + 20 sobres jugo tang naranja
1 cubrealforja cada uno
4 sunchos con elástico cada uno
20 tiras de lycra
1 par de guantes cada uno
1 casco cada uno
1 anteojo solar cada uno
1 gps garmin Oregon de navegación terrestre

Luego está lo que cada uno llevó de efectos personales, como por ejemplo yo lleve un short de running para comodidad en los campamentos, dos libros para lectura, etc.

Botiquín:
2 tabletas ibuprofeno 400 (analgesico antiinflamatorio)
1 tableta buscapina (malestar estomacal)
1 tableta tafirol (analgesico)
1 tableta antiácidos (digestion)
1 tableta amoxicilina (infecciones)
1 tableta nifedipina (edema pulmonar)
1 tableta acetozolamida (mal de altura)
1 tableta reliverán (nauseas)
1 tableta decadrón (alergias)
1 pomada antibacteriana (quemaduras)
1 pomada funguicida
1 jeringa grande (para irrigar agua en caso de heridas)
1 pomada cicatrizante
1 pervinox
8 pares de guantes latex
4 royos venda
6 paq gasas
1 pinsa depilar (para limpiar heridas)
1 resumen curso de primeros auxilios con datos sobre la aplicación de cada medicamento






DIA 1
El esperado viaje comienza con la llegada a la terminal de la ciudad de Mendoza, donde nos esperaba una Traffic contratada por nosotros ya con las bicis cargadas, lista para llevarnos a Tunuyan (80km) donde comenzaría el viaje en bici ($1200).
Una vez en Tunuyan (a las 12 del mediodia aproximadamente), luego de firmar unos permisos para ingresar a parques nacionales y de registrarnos como viajeros por el paso, comenzamos a preparar las bicis en una de las calles principales, donde la gente pasaba y nos daba la mano, nos alentaba y nos daba fuerzas para comenzar el viaje. El día nos deparaba 40km de ruta asfaltada hasta El Manzano, una pequeña localidad donde en enero de 1823, San Martín regresa a Argentina luego de luchar en Chile y en Perú por la liberación de los pueblos y da un gran discurso a sus tropas luego de la victoria libertadora. Luego de almorzar unos discretos sanguichitos a la sombra de un arbol en las afueras de Tunuyan, a eso de las 14hs, y a pleno rayo de sol comenzamos a rodar hacia nuestro primer destino de viaje. En la previa del viaje, cuando salía a entrenar por buenos aires, 40km era la mínima distancia que manejaba, por lo que se suponía en los papeles que era un día tranquilo, un precalentamiento de lo que se venía. Muy diferente fue la realidad, entre las bicis tremendamente cargadas, el calor agobiante, el falso llano constante y el ascenso desde 840msnm a 1300msnm. Lo único que alivianaba estas condiciones era el increible paisaje que teníamos enfrente: la precordillera en todo su explendor.
El resultado fue una jornada extenuante de 3 horas de pedaleo pero que acarreaban un calor y un sol muy pesados, y un viaje en micro de la noche anterior en la que nadie habia podido descansar como hubiera sido necesario. Terminamos los 4 insolados, a pesar del esfuerzo por hidratarnos bien y mantener la cabeza mojada durante el trayecto. El calor había ganado y al llegar estrenamos la primer tableta de ibuprofeno del viaje. Marche uno para cada uno.
El manzano es un pueblo muy chico ubicado al pie de la cordillera de los andes, pintoresco por donde se lo mire. Un dato muy relevante es que el camping es gratuito. Al llegar merendamos algo de granola y galletitas de avena, armamos el campamento y preparamos la cena, una despedida de los lujos: unos churrasquitos a la parrilla. Luego de un trucaso y algunas risas, a las 22hs con todavía el cielo algo claro, nos metimos en la carpa para descansar bien, ya que el día siguiente comenzaba a las 6am y queríamos completar 8 horas de sueño diarias. la comodidad de mi aislante y mi bolsa de dormir superan la de cualquier cama sommier con acolchado de pluma, nisiquiera el gran entusiasmo que me generaba pensar en lo que se venía y las risas, gritos y musica de un grupo que acampaba cerca nuestro pudo luchar con el tremendo sueño y cansansio que tenía. La transición de despierto a dormido duró nada más el tiempo que tardé en cerrar los ojos...

DIA 2

El despertador sonó muy fuerte y pegado a mi oido para cantar las 6am del domingo 12 de enero. El abrir los ojos me dio la noción de que estaba en el viaje tan esperado por tantos meses y ese fue el motivo de mi buen ánimo por lo menos para las próximas horas. "Arriba muchachitos" y "es la horaaaaa" predominaron para levantar a los 3 mosqueteros que quedaban todavía tirados cual cadaver, sin moverse de sus bolsas de dormir. Una vez que el grupo estuvo levantado, desayuno de barrita de cereal y algo de granola con leche en polvo y agua (cosa que no repetimos porque es asqueroso), recojimos las carpas y nos dispusimos a arrancar el día de pedaleo, que en los papeles iba a ser tranquilo, ya que teníamos que recorrer tan solo alrededor de 17km de ripio, desde los 1300msnm de El Manzano hasta los 2500msnm de el puesto de gendarmería y aduana Portinaris. Antes de salir, mandamos el último mensaje de que todo estaba bien a nuestras familias, ya que de ahí en adelante no habría más señal. La idea principal era recorrer solo ese corto trayecto para aclimatar a la altura, ya que era nuestra primera incursión por esos pagos tan altos y no sabíamos como iban a reaccionar nuestros cuerpos. Rodar hacia la aduana se torna duro pero distendido, con la mente tranquila de que iba a ser un día tranquilo, nos vamos adentrado en la cordillera de los andes, subiendo progresivamente con un río que corre a nuestra derecha y bastante vegetación baja. Sin saberlo, comenzamos a despedirnos de los árboles, ya que en las alturas de la cordillera estos no prosperan.
Pasadas las 11 de la mañana llegamos a Portinaris, donde nos recibe gendarmería y migraciones de muy buena manera. Nos informan que somos los primeros de año en hacerlo en bici, y que de hecho es muy poco común que vaya gente a cruzar en bici. También intentan convencernos de que sigamos la marcha hasta el refugio Scaravelli, acusando que quedaba a tan solo 1 hora de su puesto y que teníamos todo el día para llegar y dormir ahí. Nuestra firme idea era hacer eso el día siguiente, para aclimatar bien a la altura, con lo que insitimos con acampar junto a su puesto.
Con los papeles hechos, y con la amabilidad de los gendarmes que nos habían ofrecido un reparo de su refugio para cocinar, nos dispusimos a hacer el almuerzo: una deliciosa polenta hecha a base de leche en polvo y sopa crema de verduras con queso rallado. Todo acompañado de riquisimo jugo tang (todo en la montaña es un manjar).
Con el estomago lleno y siendo las 13hs y con todo un día que restaba pasar en el mismo lugar, tomamos nuestros aislantes y nos dispusimos a dormir una dulce siesta.
A las 15 horas, luego de algo de sueño interrumpido por el sol que con la rotación de la tierra cada vez nos acorralaba más en la sombra, nos levantamos sin mucho que hacer. A partir de acá varias cosas acontecen: aparece Alejandro Aranda, una persona muy amable y una de las grandes ayudas que tuvimos en este viaje. Alejandro es dueño de una empresa de travesias por la montaña, y conoce el camino que vamos a recorrer como la palma de su mano. Su primer consejo es que sigamos hasta el refugio Scaravelli, tal como nos había sugerido el gendarme. La respuesta siempre firme "queremos aclimatar bien a la altura por lo que nos vamos a quedar aca". También nos da su opinion (acertada por cierto) de que con las bicis tan cargadas nos iba a ser muy complicado y pesado el viaje. Ante eso no teníamos que decir hasta que, mientras seguíamos con la charla, aparece un gran grupo de personas a caballo y otros cuantos caballos con bastante carga. Alejandro acusa que se trata de el grupo de Casimiro, un arriero guía que lleva gente a hacer el cruce con comidas y campamentos provistos por el, y me sugiere presentarmelo para poder arreglar el traslado de equipaje de un refugio a otro, para hacer más amena la jornada del día siguiente. El único detalle era que Casimiro y su grupo seguían ese día hasta Scaravelli, y que si no lo hacíamos nosotros también, se iba a adelantar e íbamos a perder la chance de tener quien nos transporte la carga, por lo tanto, despues de resistirnos varias veces tuvimos que aceptar que lo mejor iba a ser seguir hasta Scaravelli en esa misma jornada...
"Que tal Casimiro, un gusto soy Martín Lima"
"Martín! a vos te quería ver, yo hablé por telefono con vos por el tema del cruce del río Tunuyan"
Las piezas empezaban a encajar solas, Casimiro era la persona que yo había contratado telefonicamente para que el día 14 nos cruzara el correntoso rio Tunuyan a caballo, ya que según había investigado, era muy peligroso de cruzar a pata.
Encaramos el tramo Portinaris (2500msnm) - Scaravelli (3200msnm) minutos antes de las 16hs. El paisaje comienza a cambiar y se empiezan a ver muchas mas piedras laja, mucha menos vegetación, y montañas enormes a la vista humana (y que sean enormes a la vista humana significaba que realmente eran gigantes). El camino seguia siendo ruta de ripio y subía en zetas con una pendiente moderada pero que se empezaba a sentir en las piernas. Casimiro y su grupo casi no tocaron el camino, ellos cortaban por sendas de caballo que iban perpendiculares a las lineas trazadas por las zetas, por lo que rápidamente lo perdimos de vista. Al inicio del ascenso intentamos cortar camino por la senda pero a la larga no terminó rindiendo ya que la pendiente es mucha, y la explosión que causa físicamente empujar la bici tan cargada hacia arriba quitaba más energia que la que nos ahorrabamos subiendo pedaleando por el camino.
La hora que nos dijo el gendarme que tardaríamos en llegar al refugio se multiplicó por 3, la última parte antes de llegar al refugio se pone peluda con mucha piedra y pendiente empinada, pero finalmente, casi a as 19hs llegamos al refugio Scaravelli para concluir con el día 2 de pedaleo. Linda anegdota es que unos 300 metros antes de llegar al refugio, se dobla una curva que uno cree que es la última, uno viene desde abajo pedaleando y no ve la construcción, solo se puede visualizar muy a lo lejos, sobre la montaña, el camino que sigue y se sumerge en las alturas. Mi primer comentario fue "no te puedo creer que no llegamos, mira por donde va el camino ahí arriba". La lomada que se extiende por delante nuestro es la culpable de ocultar el refugio, nosotros al verlo gritamos de emoción "llegamos, llegamos!!". Para acceder a Scaravelli hay que cruzar un rio poco correntoso y profundo hasta los gemelos mas o menos, de la emoción de llegar, encaro el arroyo con la bici, y me empapo completamente las zapatillas y el pantalon. Una vez del otro lado, miro hacia atras a mis compañeros y estaban cruzando 2 metros mas a la derecha por un hermoso puente de madera. Moraleja: no vi el puente! Fue motivo de cargada departe de Casimiro (que no daba credito a lo que veía cuando me vio encarar en rio andando) durante todo el viaje.
Nos cambiamos, comemos una especie de merienda de barritas de cereales y alguna galletita de avena y comenzamos a pensar en mañana. El día siguiente se nos venía encima casi sin darnos cuenta y en los papeles era el más duro de todo el viaje. Había que recorrer alrededor de 20km más hasta el Portillo Argentino (4450msnm) y luego descender alrededor de 20km más hasta el refugio Real de la Cruz. Sabíamos que era mucha altura y que ademas ya significaba un gran desafío físico hacerlo sin peso, bueno, a eso había que sumarle 15kg de equipaje a cada bici. La reunion de grupo deliberó que lo mejor sería consultarle a Casimiro la posibilidad que al día siguiente los transporte gran parte del equipaje hasta el refugio por una suma conveniente para ambos. Casimiro no tuvo problema, el precio por llevar las 4 alforjas sería de $600.
Comienza la clasificación de "que le damos y que nos quedamos". Claro estaba que no le íbamos a dar todo, ya que cabía la posibilidad de tener algún imprevisto y que necesitemos acampar antes del refugio, o volver. La consigna había sido que si no llegabamos al refugio, íbamos a esperarlos en el manzano para que nos devuelvan el equipaje. La idea sonaba fea pero había que pensar en todas las posibilidades. Por eso fue que nos quedamos con 1 de las dos carpas, con la bolsa de dormir y el aislante de cada uno, llaves alem, camaras, inflador, una cubierta y mucha comida de marcha (chocolates, geles, granola y barras de cereales).
Con todo organizado nos disponemos a dedicarnos a la relajación, siendo las 21hs comenzamos a cocinar una potente comida de montaña, que consistía en lentejas con verduras deshidratadas, carne enlatada, sopas crema, y polenta para espesar. Delicioso manjar que comimos entre risas con Casimiro y toda la gente que viajaba con el y que sirvió como invitación para irnos a dormir siendo las 22.30hs. El día siguiente comenzaría a las 5.30am. Primer noche en la altura en serio, por mi parte pude descansar, que no es lo mismo que dormir. El sueño fue por partes, me despertaba cada una hora soñando en lo que iba a ser el dia siguiente.


DIA 3

Todavía de noche y sin ningún rastro del amigo sol, la alarma suena y de un salto me levanto y como de costumbre, empiezo a molestar a los 3 mosqueteros restantes que seguian durmiendo. Afuera esta fresco, y adentro también, así que la cosa arranca a toda velocidad para activar motores y no enfriarse. Restaba desayunar bien, cambiarse y salir. Increiblemente tardamos muchisimo y terminamos saliendo a las 7.30am. Decidimos encarar por la picada de los caballos para ahorrar un tiempo, ya que el camino daba muchas vueltas y desembocaba en el mismo lugar. No se si decir que fue un error, pero lo que aprendí este viaje es que tempranito a la mañana, el cuerpo esta MUY frio en el sentido muscular. Es como un motor que se arranca a la mañana en invierno, que hay que recalentarlo de a poco, uno no puede salir de casa y acelerar a 100. Lo mismo pasa con el cuerpo, y en este caso, arrancar caminando con la bici al costado (mucho mas liviana por cierto, gracias a que le dimos las alforjas a casimiro) fue un desgaste enorme. Al salir al camino despues de la picada una de las bicis estaba pinchada por lo que tuvimos otro pequeño retraso ahí. El camino comenzaba a abrirse, y solo quedaban montañas gigantes de frente, desafiando a nuestras mentes de si íbamos a poder o no llegar a el portillo. A medida que subiamos desaparecía la poca vegetación que quedaba, y las pierdras del camino eran mas grandes y puntiagudas, y por consiguiente, se hacía más dificil pedalear (no se podían superar los 10km/h, y si soy sincero, dudo que hayamos pasado los 5km/h). Los tramos eran pedaleando por las z que proponía el camino, y algunos otros caminando por los cortes de la senda de caballos, que eran muchisimo más explosivos para el físico pero ahorraban mucho recorrido. Alredodor de las 13hs paramos a descansar un rato, ya con el portillo visualizado, como una pared vertical que se erguía enfrente nuestro muy muy a lo lejos. La idea era "almorzar" en el portillo por lo que en esta parada nada más comimos unas barritas de cereal y algún chocolatin. Terminamos - salimos. Sin tiempo que perder salimos hacia nuestro objetivo, ya casi llegando a los 4000msnm, me sentía bien de fisico y de mente, pero muy atento a cualquier dolor de cabeza o nausea. Quienes no mostraban un panorama favorable eran Chelso que acusaba fuerte dolor de cabeza y Lucas que se lo veía muy cansado, Cada vez mas se alejaban considerablemente de la marcha de Tomás y mia por mas lento que vayamos. La altura empezó a sentirse y cada vez costaba más. De la miles de zetas que se veían hacia el portillo, solo nos restaban 2, las más largas. Ya no se podía pedalear por que las piedras eran enormes, por lo que había que caminar arrastrando la bici.Cabe aclarar que acarrerar la bici entre las piedras no es lo mismo que hacerlo por la vereda, hay que hacer muchisima fuerza para avanzar y más si uno lleva equipaje. Quedaba la recta final, doblar 90 grados y subir los últimos 200 metros que tenían una inclinación que parecía que íbamos a tener que escalarlos más que caminarlos. El estado de Lucas y Chelso no era alentador. A más de 100 metros de Tomás y Yo, venían casi arrastrandose, quejosos y con una pinta deplorable. Momento clave del viaje: "che tomi mirá como vienen, a vos te parece que van a llegar? mira lo que es lo que queda..." Tomás: "la verdad que no creo que puedan llegar, es peligroso que sigan en este estado" Yo: "para mi tenemos que volver. nos volvemos al manzano, replanteamos el viaje y hacemos otra cosa cuando casimiro nos traiga el equipaje devuelta, para que arriesgarse, mira lo destruidos que vienen" Y asi como estábamos, dimos vuelta las bicis, y bajamos al encuentro con los chicos. Cuando les dijimos de volver, que no iban a poder llegar y que era peligroso se produjo un click, y ahí me di cuenta de lo que es el poder de la mente. "ustedes estan locos? miren lo cerca que estamos! no podemos volver ahora. Despues de todo el esfuerzo que hicimos? dale falta poco muchachos, ya llegamos" dijeron Lucas y Chelso ante la perpleja mirada de Tomás y Mia. De estar devastados pasaron a caminar hasta más fuerte y con la cabeza arriba, no con la actitud gacha que venían teniendo. Así fue como despues de un enorme esfuerzo, porque ahi arriba de verdad parece que no hay aire y te agitas muchísimo, llegamos al portillo argentino (4400msnm) a las 16.30hs, la altura máxima de nuestro viaje. Chistes, risas y buena onda nos inundaron por unos momentos, pero todavía estaba latente en mi cabeza que faltaba bajar, y la bajada hacia el otro lado se veía muy muy peluda, imposible de pedalear. Casimiro nos había dicho que desde ahí hasta el deseado refugio Real de la Cruz eran 3 horas. 3 horas baqueanas...
Y usted creerá que ahora queda la bajada, lo más facil, y que llegaríamos al refiguio y descansaríamos merecidamente.
Pero no, había más sorpresas para el grupo, ya lo verán...
El comienzo de la bajada era por una senda de mulas muy muy pedregosa y tremendamente empinada, con mucho desnivel y precipicio a los costados por lo que fue muy lenta, caminando con la bici al costado. A nuestros costados se levantaban los famosos penitentes que habíamos visto en tantas fotos, son picos de nieve o hielo de una altura de no más de 30cm. Estabamos en un valle rodeado de montañas gigantescas y pedregosas, algunas con mucha nieve, otras con caidas verticales como paredes. Cada tanto se escuchaba el ruido lejano de el caer de una piedra que generaba pequeños derrumbes, a coro también cantaba el viento y varios arroyos que se precipitaban por los vallecitos de las montañas.
Luego de bajar la primera parte entre penitentes y piedras de tamaños sorprendentes, la segunda etapa de bajada mezcla partes pedregosas con bajadas arenosas. Yo bajo andando arriesgando bastante mientras que el resto de el grupo baja caminando con la bici al costado por precaución. A esta altura de el día, con todo el esfuerzo hecho, el cansancio podía jugar una mala pasada y un lastimado en el medio de la cordillera no sería algo muy recomendable.
Ahora el sendero segúia el curso de un río que estaba siempre a nuestra derecha, de ambos lados teníamos grandes elevaciones, estabamos en un valle que bajaba de forma constante, pronunciada con mucha pierda por momentos, y leve y pedaleable por otras. El grupo comienza a animarse a subirse a la bici porque la dificultad había bajado, por lo que pedalean por los tramos faciles y caminan donde se pone aspero. Seguimos bajando y bajando, al perder altura la vegetación vuelve a aparecer muy tímidamente, pero se hace presente y eso me hace sentir un poco más tranquilo por todos. El día venía muy duro, eran las 19hs y segúiamos bajando por el valle, cada curva parecía que iba a mostrarnos la llegada al refugio y sin embargo nos mostraba mas y mas camino por delante. Ya hace rato que venía bajando un poco más rapido que el resto de el grupo (ya que yo hacía desceso y tenía la técnica de la bajada un poco más pulida) por lo que lo que venía haciendo era bajar de a tramos, parar y una vez que los veía venir seguia bajando. Uno de los tramos evidentemente fue muy largo (habrá sido por las ganas de llegar) ya que al frenar a esperar los chicos no aparecen. Y el sol se está escondiendo. Y son las 20hs. Las 20.15. Camino unos cuantos minutos hacia atras y no los veo. Las 20.40. Mi cabeza empieza a volar. Yo tengo la carpa. A las 21 hs los chicos no aparecían, y empiezo a pensar mil opciones de cosas que podrían haber pasado y de cosas que debería hacer. Lo que hago hoy mirandolo de afuera fue una muy mala idea, pero en el momento me pareció lo más razonable. Quiero aclarar que en ningún momento perdí la calma, me mantuve tranquilo e intente hacer las cosas de la manera mas cauta posible. El GPS me marcaba que el río Tunuyan (donde se encuentra el Refugio Real de la Cruz) se encontraba a 1,3km en linea recta. Saco la conclusión (como si esto fuese lo único que podría haber pasado) de que si tardaban tanto alguno podría haberse caido y lastimado, o descompuesto por la altura. Mi idea rondaba en que si esto de verdad había pasado, no había mucho en lo que yo pudiera ayudar si de verdad alguno de los chicos había tenido algun problema grave, por lo que decidí ir hacia el refugio y ahí pedir ayuda a alguno de los baqueanos. La desición no fue para nada buena y no hace falta que nadie lo diga, fue un error que podía costar gravisimo. No es por excusarme pero un gran montañista que nos instruyó para el viaje varias veces me dijo: cansado uno no piensa bien. Y así fue como salí a toda velocidad rumbo refugio Real de la Cruz. La adrenalina de la bajada duro muy poco cuando la rueda trasera empieza a golpear contra todas las piedras y me doy cuenta que estaba pinchada. De pelicula, pero si, había pinchado la rueda de atras. La senda a 50 metros cruzaba el río que corría siempre a nuestra derecha, dejando el rio a mi izquierda. Como tenía los minutos contados de luz, decido no emparchar y seguir a pata, por lo que agarro de el portaequipaje de la bici la carpa, mi bolsa de dormir y la bolsa de granola, por las dudas de no llegar al refugio y tener que acampar antes. Cruzar el rio fue una experiencia helada. El agua bajaba muy fria y llegaba hasta las rodillas. La caminata siguió largo rato hasta llegar a una gran subida (la primera desde el Portillo), donde se veía claramente que el sendero perdía la senda de el río y se iba hacia otro lado. Ahí me di cuenta de que en caso de no llegar al refugio, podría presuntamente no tener donde cargar agua (ya en ese momento tenia la boca seca y muchisima sed). De noche ya, media hora despues de perder el río y con la boca muy pastosa, me rindo en mi afan de llegar al Real de la Cruz, y tomo la costosa decisión de volver a el río y acampar lo más cerca posible. El regreso es muy costoso, tenía muchisima sed y no estaba seguro de si me sentia del todo bien (creo que esto era más que nada mental, pero quíen dice que lo mental no puede convertirse en real?). Así fue como a las casi 23hs llegué a un lugar aceptable para acampar, y bajo la luna casi llena y la gran incertidumbre de que pasó con el resto del grupo armé la carpa y di por finalizado mi día de marcha. Desde el momento que me dí cuenta que había cometido un error grande y que comprometía a mis amigos, decidí dejar la culpa de lado y no lamentarme de nada antes de tiempo, ya que no iba a aportar nada bueno a mi ánimo, más estando solo en el medio de la montaña... Ya con la carpa armada, me meto en la bolsa de dormir, me hidrato bien y como lo más que me entra de granola para recuperar un poco de todo lo quemado ese día y caigo rendido luego de una de la batalla más dura que libré en mi vida, y que había dejado el saldo de la soledad nocturna en el medio de la cordillera de los andes. Si, ahora estoy dormido, el cuerpo descansa, en cambio la cabeza reagrupa y recopila información. No recuerdo una noche en la que haya soñado más. La tematica de los sueños era, por supuesto, los posibles desenlases de esta aventura, creo que en una noche de descanso, recorri todas las posibilidades y variables de como podía concluir esta historia. Las veces que me desperté en medio de la noche, tuve que asomar la cabeza para afuera para constatar que no estaba amaneciendo, ya que la luna brillaba tanto que parecía el resplandor del día siguiente. Descanso placido, dulce y relajante. Abro los ojos, abro el cierre de la carpa, y desesperado salgo afuera a los gritos "ACAAAA ESTOY! EEEEEEY, ESTOY ACAAAAAAA." Parado bajo las estrellas, tomo conciencia y me doy cuenta que entre sueños hice todo eso, pero afuera el único que respondió a mis gritos nocturnos era el rugido del río que acallaba los sonidos de la montaña y me invitaba a callarme y a seguir durmiendo...

RELATO DE TOMAS DESDE QUE YO ME ALEJO

Eran alrededor de las 19hs del 3er dia de marcha. Vamos descendiendo del portillo argentino hace mas de dos horas. El animo del grupo estaba desgastado por el cansancio, el hambre las horas de marcha y la altura. Martin venia primero por el sendero, que era complicado y angosto, con muchisimas piedras que no quiero ni recordar. El bajaba sobre la bici mientras que nosotros optabamos por caminar.
Atras mio venia Chelso, Luqui y quien les escribe, Tomas. Nosotros veniamos bajando con las bicis a los costados por el cansancio y el malestar que teniamos, sobre todo Luqui y en menor medida Chelso.
Obviamente Martin iba mucho mas adelante que nosotros y nos va esperando de a ratos. Al borde de un rio (el ultimo lugar que hablamos) nos dice "che yo me estoy muriendo de frio, les molesta que siga hasta el refugio?" Chelso le dijo que siga que no habia problema. Yo no dije nada y mi opinion me la reservo.
Asi fue como lo veniamos viendo bajando a una gran velocidad, y al cabo de una hora, se esfumo en el horizonte.
Seguiamos caminando y a veces subiamos a las bicis para adelantar un poco. Debo admitir que yo venia preocupado ya que mis dos amigos venian muy cansados y no se sentian para nada bien. Cada vez que frenabamos un minuto para acomodar el equipaje, Luqui miraba el piso y me decia "voy a vomitar".
Nosotros veniamos siguiendo siempre la huella de Martin y las pisadas de los Caballos. En un momento, miro hacia atras y me doy cuenta que habia perdido todo mi equipaje, la bolsa donde llevaba el aislante bolsa y demas se habia roto. Nos llevo casi media hora volver atras y recuperar las cosas. Por esto decidimos no bajar mas andando.
Asi fue como el sol se escondia y nuestro destino estaba lejos, muy lejos.
Ya eran cerca de las 21.30 y el sol casi habia desaparecido por completo. Al conectar el sendero con la orilla del rio, ya de noche pero con luna casi llena, vemos la bici de Martin tirada en el piso. Sin pensar mucho empezamos a gritar y a buscarlo por todos lados. De los nervios los gritos no salian, pensabamos que se habia caido de la bici en el descenso y que estaba tirado lastimado en el medo de la montania. Un momento horrible.
Al rato nos damos cuenta de que sus cosas no estaban, como la bolsa de dormir, el aislante, el GPS y la carpa.
Claramente habia tomado la desicion mas tonta y habia continuado.
Nosotros pensando que hacer, decidimos dar por terminado nuestra marcha ya que Lucas ya habia vomitado y estabamos muy cansados.
Aunque el sendero se veia del otro lado del rio, decidimos no cruzarlo ya que ibamos a terminar mojados, al verse poco podiamos perdernos y ademas estaba la bici de Martin. Decidimos acomodar las bicis sobre una pirca que estaba armada y acostarnos dentro. Despues de 14hs de marcha, Chelso y yo comemos 3 galletitas entre los dos. Lucas no come nada. La preocupacion, la angustia y el miedo no nos daban ganas de comer ni dormir. Empezamos a pensar en donde estaba Martin, si estaba bien, si habria llegado al refugio, si no le habia pasado nada cruzando el rio y miles de preguntas mas que nos mantenian preocupados.
Claramente nosotros no estabamos nada bien, teniamos solamente la provision de un paquete de galletitas y en ese momento ya empezabamos a pensar de todo. "Y si maniana no lo encontramos a Martin? y si maniana no encontramos el refugio?..."
Debo decir que yo estaba bastante preocupado, pero Chelso tenia un miedo tremendo. Esa noche decidimos dormir con los cascos puestos por seguridad. Al rato las bolsas de dormir estaban mojadas por el rocio y cada vez que escuchabamos un ruido chelso me tocaba con el codo y me preguntaba si habia escuchado.
Al otro dia arrancamos a las 6 de la maniana y organizamos todo el equipaje. Con la luz del dia nos damos cuenta que el sendero cruzaba el rio donde estabamos nosotros. Aunque eso no fuera una gran motivacion, veniamos por el camino correcto, no estabamos perdidos!!.
Para mayor alegria, cuando estabamos por cruzar el rio quien aparece? Martin!
Una gran alegria y odio al mismo tiempo. Cruza el rio para nuestro lado y sin que digamos nada, y al borde del llanto nos abraza y nos dice "casi me muero". Obviamente en ese momento nadie dijo nada negativo, la alegria de estar los 4 juntos nuevamente fue inexplicable. La fuerza y el animo habian regresado, de ahi en adelante todo era bueno...
DIA 4

El amanecer había llegado, el primer suspiro de la mañana fue de alivio ya que había concluido la noche en soledad en la montaña. El segundo suspiro fue de preocupación. Ahora si había lugar para las especulaciones y la culpa, tenía el día por delante y tenía que resolver de la mejor manera esta situación inesperada, que yo sin querer, y casi sin darme cuenta había provocado. Seguir hacia el refugio o volver atrás? Un poco más fresco de cabeza decido volver atrás al menos unos cuantos km para ver si los encontraba. Decido dejar el campamento armado y salir lo antes posible hacia su supuesto encuentro y levantarlo luego. Cada vez me acerco más a el cruce del río y a el lugar donde había dejado mi bici. La última curva descubre el mejor panorama posible. A lo lejos, del otro lado del río, se levantan las figuras de Lucas, Chelso y Tomás, aparentemente sanos y salvos. La euforia me invade, todo estaba bien, y mi error no había tenido repercusiones graves. Hasta estar a 10 metros, ellos no me ven, y tampoco escuchan mis gritos por el sonido de el río. Sin escalas cruzo el río, que me da un frio abrazo de las rodillas para abajo, y entre lagrimas me abrazo con los chicos. Me sale decir en ese momento "casi me muero", recordando el feo episodio de esas horas de caminata nocturna sin agua y solo. Sabia que me la habia buscado solo. Tambien era conciente que despues de el error que habia cometido mis amigos ya no confiarian en mi, y eso me angustiaba mucho. Tenia mucho miedo de que no me perdonaran (luego se hablaria bien mirandonos a los ojos y diciendonos todo y disipando cualquier rencor)...
Cruzamos el río y encaramos hacia mi campamento improvisado para recoger mi carpa. La sensación de el grupo era muy densa. Todos teniamos ganas de llorar e irnos a nuestras casas. No se escucho un chiste por varias horas, aunque felices por habernos encontrado, el ánimo estaba por el suelo. Las ideas que se manejaban eran llegar al refugio y pedirle a Casimiro que nos lleve denuevo a el Manzano, o que nos lleve hasta la frontera con Chile, pero nadie quería saber nada más con la bici y con la montaña. Tardamos alrededor de 1h 45m en llegar a el esperado Refugio. Una curva en el cañadon que transitabamos nos mostró el hermosisimo valle del río Tunuyan, una llanura de piedras con varios brazos de río. Por delante de este, imponentes montañas mostrandonos que segúiamos en lo hostil. Hasta muy cerca de llegar, se vieron mis huellas de el dia anterior. Había que descender muchisimo y muy rápidamente para bajar al valle. Alrededor de 1 km antes de el refugio hay una banderita Argentina de metal que nos devela que estabamos cerca, y que alivio saberlo. El sendero gira y nos exhibe el esperadisimo Real de la Cruz. Al llegar, dos militares (Carlos y Marcelo) con una sonrisa nos dan la mano y nos dicen que si no llegabamos antes del mediodía nos iban a ir a buscar. Casimiro junto con su grupo también sale afuera y nos brinda un grandisimo aplauso de bienvenida, le gente no podía creer que habíamos podido hacer ese durisimo trayecto y nos felicitaba. Eso me llenó el alma denuevo, mi ánimo comenzaba a levantarse. Risas, chistes, "LLEGARON!" y otras expresiones nos recibían luego de una noche atípica donde no la habíamos pasado nada bien. Dentro del refugio, nos ofrecen café, pan recién amasado con dulce, y galletitas. Lo escribo y se me pone la piel de gallina, que agasajo despues de un día tan agitado como el anterior.
Nos ofrecen ducharnos con agua caliente, ya que contaban con un sistema de caldera a leña para calentar agua. Hermoso lujo que soy el primero en aceptar. Luego de la ducha renovadora en al amplio baño de el refugio, me dedico a colgar toda mi ropa mojada, incluida la bolsa de dormir que estaba humeda. La mañana sigue charlando larga y tendidamente con el grupo de Casimiro y con los amigos militares, hasta llegado el mediodía. El almuerzo iba a ser unos fideos con carne enlatada que teníamos, pero casi no nos dejaron comerlos ya que "el gran" Casimiro, había hecho asado (si, ASADO, había transportado la carne en los equipajes hasta uno de los refugios más agrestes de la cordillera) y no nos dejó decirle que no al ofrecimiento de comer con ellos. Rico asado, jugo para hidratarse bien, charlas, risas y festejos era lo único que se respiraba en ese lugar, y como lo necesitabamos. De a poco nuestros espíritus se iban inflando denuevo, y yo ya comenzaba a dudar de si quería volverme o seguir...
Luego de concluido el almuerzo llega la hora de irse a acostar a dormir la siesta, otro lujo enorme que nos damos luego de tanto trajín. El grupo de Casimiro también tenía día libre y el día siguiente ya encararían hacia la frontera chilena por lo que nosotros tendríamos que salir con ellos para que nos cruzen el río Tunuyan como estaba pactado. De eso ni se hablaba antes de la siesta, nadie quería pensar en largas marchas bajo el sol, ni en empujar la bici en una cuesta, ni mucho menos en volver a estar solos en el medio de la nada.
El aislante contra el suelo de la enorme habitación completamente vacía que nos ofrecen más la bolsa de dormir fría me dan la sensación de que no se podría estar más comodo. Una bola de camperas de almohada completan el agasajo. Uno al ladito del otro, entre chistes (alguno ya chistes negros sobre lo que podría haber pasado la noche anterior) nos va relajando para quedarnos dormidos al menos 2 horas. Al despertar y ver las 16hs, soy muy feliz de el momento que estaba pasando, pero como todo ser humano, muy de reojo miraba con un poco de miedo lo que iba a acontecer al día siguiente, como reacio a afrontar la montaña denuevo. Bajo al comedor al encuentro con más amigos del grupo de Casimiro, gente con muchisima buena onda, quiero decir que gracias a ellos tuvimos el envión de concluir el viaje, porque todas eran palabras de aliento de su parte, y aunque parezca algo menor, ayudan y mucho. Los chicos al rato se me suman y merendamos algo rico. Rato despues aparece un grupo de 11 jóvenes como nosotros, que vienen de intentar hacer una travesía río Tunuyan arriba pero que al no poder lograrlo habían regresado el refugio. Gran sorpresa me llevo cuando uno de ellos es nada más y nada menos que un ex compañero de la facultad con el que me hablaba y nos conocíamos. Increible situacion y coincidencia que no se porque pero también me levanto mucho el ánimo.
La noche caía y nosotros debíamos solucionar los temas de el día siguiente. Estabamos hartos de que no se pueda pedalear, y muy reacios a hacerlo. Quizas viendolo de afuera en este momento me sienta un gil, pero en ese contexto, ninguno quería saber más nada con empujar una bici. Le pido a Casimiro si podemos hablar en privado y le pregunto si había alguna posibilidad de que al día siguiente, además de cruzarnos el río, pueda dedicar dos caballos a cargarnos las bicis y acercarnoslas a el próximo campamento (que también le pedimos a el que nos recomendara donde podría ser). Casimiro como siempre servicial, luego de fijarse si tenía capacidad para hacerlo, dá el sí. Era oficial, al día siguiente caminaríamos sin carga. Todos felices.
Con ese tema arreglado nos disponemos a cocinar una deliciosa cena, unas lentejas con carne que había sobrado del asado y verduras que nos dieron los amigos militares. Mientras se cocinaba la comida, con Tomás le jugamos un truco a los militares y les ganamos con muchisima calidad, todo estaba de maravilla. El grupo de Casimiro hacía empanadas al horno de barro y con leña, una delicia increible. La sorpresa (o no tanto porque habían sido muy generosos desde el principio) fue cuando empezaron a salir las bandejas llenisimas de empanadas y son colocadas alrededor de toda la mesa, denotando que eran para todos, para nosotros, para el grupo de mi amigo de la facu y para los demás. Comimos hasta reventar, lentejas, empanadas y todo lo que estuvo a nuestro alcance, y además aceptamos (yo por lo menos) la bota con vino que pasaban los amigos arrieros al grito de "TE OBLIGO!", que significaba que debías tomar, y al tomar debías contestar con un "TE PAGO!" y así obligar a otro a que beba esa delicia que llevaba la bota.
Como siempre, cuando el reloj cantaba más de las 22hs, por más linda que estaba la fiestita con todo el grupo, mi aislante y bolsa me reclaman, por lo que luego de una enorme reverencia a todos, subimos a descansar y así cerramos una jornada alegre de descanso y reposición de energías, sabiendo que al día siguiente no deberíamos acarrear la bici en los 25km de senda llena de piedras que nos esperaba al día siguiente, pero con un peso en la mente: el de volver a afrontar la montaña "solos", se sentia como miedo, un consquilleo incomodo en el estomago cada vez que lo recordaba.
Mucho ronquido hizo que me cueste dormir. No se si tiene que ver con la aclimatacion de mi organismo con la altura pero esa noche hice pis 5 veces.

DIA 5
Otro día comenzaba. Este fue el único día que no arranque tirando para adelante. Me sentía completamente inseguro de lo que seguía, me sentía incapaz de hacerlo y tenia miedo. El intinerario del día? Cargar las bicis a un caballo, cruzar el río Tunuyan también a caballo, y caminar alrededor de 15km por un valle que subía muy levemente y que concluia en la senda de ascenso al Portillo de Los Piuquenes (la frontera con Chile). Nuestro campamento iba a ser en el comienzo de la subida hacia el hito fronterizo.
Mi solucion a este animo disminuido? apoyarme en el grupo. El equipaje ya estaba listo desde la noche anterior, por lo que nos levantamos y vamos directo a desayunar. Tomás nos reparte dos chocolatines y dos barritas de cereal para cada uno para que administremos durante la marcha del día.Esa mañana estaba muy fria. El paso siguiente es sacarle las ruedas a las bicis y darselas a Casimiro para que las cargue en uno de los caballos cargueros. Ya con todo listo, comienza la marcha hacia el cruce del río. Lo único que llevabamos con nosotros era el GPS, comida de marcha y caramañola con agua. Casimiro cruza primero con todos sus pasajeros, y luego vuelve con dos caballos para cruzarnos a nosotros de a dos. Inolvidable la sensación de cruzar el correntosisimo río sobre el caballo, principalmente porque era la primera vez que me subía a uno. Ya del otro lado, cordinamos que nos dejen el equipaje en algun lugar lindo para acampar, no muy alto. La caminata comienza esperanzada. Nuestro ritmo iguala el paso de los caballos y eso nos da la remota ilusion de poder llegar a la frontera en el día. Esto se mantiene durante media hora, a partir de ese momento, Tomás y Chelso continuan a ritmo caballo, pero Lucas y yo quedamos cada vez mas atrás. Lucas se veía claramente disminuido fisicamente y de ánimo. Yo de físico me sentía bien, pero mi ánimo era oscilante. La caminata dura alrededor de 4hs sin pausa. Se pasa por lugares hermosos. Un rio corre en todo su esplendor por al lado nuestro y lo cruzamos varias veces. También se extienden grandes planicies con mucha piedras redondas y muy grandes. Luego a nuestra izquierda aparecen formaciones montañosas con muchisimos hoyos y agujeros, a las que les llaman "el Palomar". Casi llegando a lo que sería nuestro campamento de ese día, aparece lo que nos dijeron que se llamaba "El Caletón". Se trata de una especie de cuevas que se forman por sobre el caudal del río. Continuando hacia adelante, se visualiza a lo lejos un brillo extraño que termina siendo un medidor del clima con celdas solares. Todo un misterio quien recoje esa información y mas aún quienes lo instalaron ahí. Desde ese punto, la senda comienza a subir de forma mas empinada, y aparece un pequeño hilo de agua que tiñe de verde sus laterales. La senda sube por la linea del arroyo y media hora más de caminata hacia arriba nos lleva al encuentro con nuestro equipaje en un paraje algo recojido del viento por dos laderas en los costados y una quebrada en el lecho del rio. Eran las 14hs, el sol estaba pegando fuertisimo (ya habíamos estado expuestos desde temprano ya que en todo el camino no hay sombra) y los animos estaban por el suelo. No había ganas ni de armar campamento, era evidente que además del cansancio que veníamos arrastrando, estabamos deterioriados por tanto sol. Unas rocas en la quebrada del río ofrecian algo de sombra para el que quería tirarse y retorcerse, ya que había que meterse en una especie de grieta pequeña. El dilema era: al sol hacia muchisimo calor, y a la sombra hacia frio.
Muy forzosamente Tomás y Lucas hacen la comida (fideos con la última carne enlatada que nos quedaba). Yo aportaba lo mio con el campamento y Chelso (que se sentía muy mal) estaba acostado adentro de una de las carpas que armamos especialmente para que el se tire (el reparo del sol que ofrecia la carpa era casi nulo). Por mi parte, la comida la comí sin ganas y sin hambre, claro sintoma de la insolasión, tenía muchas ganas de vomitar. Lucas acusaba un terrible dolor de cabeza y Tomás no emitia sonido. La tarde transcurrió lenta y en silencio. Los chistes y jodas (caracteristos en el grupo a todo momento) no aprecieron y eso daba un tono de dramatismo. La situacion era: seguíamos en el medio de la nada, en la intemperie, solos, por nuestra cuenta y aún nos faltaba volver a subir a los 4250msnm (el campamento estaba a 3400msnm), y luego bajar a San Gabriel, primer pueblo desde que salimos del Manzano. Pintaba una jornada tremendamente dura especialmente por la subida (que estimabamos hacer en 6 horas). Y lo dura que iba a resultar también la bajada...
Lo que continúa es fabuloso. Si bien estabamos desmotivados por los percances de dias anteriores y por el cansancio, no se puede vivir amargados. Y la falta de buena onda había llegado a fin. Que desencadenó la alegría?
A eso de las 18hs aparece sobre la lomada que teníamos a nuestra izquierda, el gran salvador Casimiro con su grupo, que volvían de la frontera con Chile e iban nuevamente hacia el Real de la Cruz. Era la despedida, pero su aparición nos causo grán alegria. Traían además de palabras de aliento y buena energía, un regalo invaluable en el medío de la cordillera de los Andes: una bolsa llena de fiambres que eran los restos de lo que habían picado en la frontera antes de pegar la vuelta. Oro puro. Luego de enormes agradecimientos y saludos despedimos al grupo. El ánimo estaba renovado. Me acuerdo diciendo "mañana no hay chances de que no lleguemos. mañana llegamos a chile y nos comemos tremenda pizza o milanesa con papas fritas y unas cervezas bien frias para festejar!". La comida en exceso y las ganas de hablar con nuestras familias levantaban los ánimos y nos llenaban de energía para el día siguiente. Era un momento tan perfecto que yo por lo menos sentía que nada podia fallar, ya me sentía en Chile. El envión era tremendo. Lo que es la mentalidad en la montaña...
Luego de la retirada de Casimiro, nos disponemos a armar una increible pirca alrededor de las carpas con miles de piedras que había en la zona. Luego armamos otra para apoyar la hoya y cocinar, ya que había raices leñosas de espinillo para hacer fuego.
Otro momento gracioso de el día fue cuando despues de tener todo el campamento listo, me dispongo a revisar muy detalladamente mi alforja en busqueda de excedentes de peso. Estaba dispuesto a descartar todas las cosas inservibles y sin valor en el medio de la montaña. Así fue como tiro en una bolsa alpillera: un par de guantes (que los agarra tomas para el), un cubo rubik (llevado completamente al pedo), una soga y 3 cordines (que también los agarra Tomás), una camara pinchada, una calza, una remera de ciclismo, una remera de algodon, un par de zapatillas, no me dejaron tirar dos garrafitas de gases y por último dos libros que me había regalado mi mama antes del viaje, con una dedicatoria muy emotiva pero no lo suficiente como para que terminen en la bolsa.
A las 20hs prendemos el fuego y comenzamos a calentar lo que iba a ser la cena: sopa crema de verdura con queso rallado para todos + cuadraditos de fiambre. La reunión fue al lado del fuego mirando el imponente paisaje de la cordillera, de donde se comenzaba a asomar la luna llena. Un espectaculo asombroso y una vivencia inolvidable. Nadie podia creer que estuvieramos ahí. Luego de cenar, con mucha charla y buena onda durante toda la comida, y siendo las 21.30 (todavía bastante de día), nos vamos a acostar a las comidisimas carpas y calentias bolsas de dormir ya pensando en lo que iba a ser el día siguiente, durisimo en los papales, pero con la ventaja de el buen ánimo para encararlo. La charla de carpa a carpa duro poco, estabamos todos muy cansados y sabíamos que el despertador sonaría al día siguiente a las 5.30am.

La capacidad de texto para una foto de BTT se lleno, sigue aca ----> http://www.btt.com.ar/nota/610/610269.shtml

LINK PARA VER TODAS LAS FOTOS https://www.facebook.com/lucas.benenati90/media_set?set=a.10152176257014674.1073741829.799964673&type=3

Opiniones de CRUCE DE LOS ANDES POR PORTILLO DE PIUQUENES 2014 EN BICI PARTE 1

1396621829
martin-lima
04-04-2014 11:30

La capacidad de texto para una foto de BTT se lleno, sigue aca ----> http://www.btt.com.ar/nota/610/610269.shtml

LINK
PARA VER TODAS LAS FOTOS

1396638898
flaviopi
04-04-2014 16:14

IMPRESIONANTE HISTORIA !!!!

1396666092
tinchomza
04-04-2014 23:48

Muy buena la historia. Que huevos los tuyos y los de tus amigos, estos viajes se disfrutan cuando ya estas en casa. Me saco el sombrero

1396706247
martin-lima
05-04-2014 10:57

a: tinchomza
Tal cual! y por una extrania razon, uno cuando vuelve a la civilizacion y ya esta a salvo, quiere volver a la intemperie...

1396789798
gorito
06-04-2014 10:09

Hola Viejo!!
Espectaculares las fotos y muy bueno el raconto del viaje.
La verdad que se llevaron de todo, no dejaron nada librado al azar!!
Abrazoooo

1396817982
CharlyZulu
06-04-2014 17:59

Felicitaciones, excelente relato para quienes se animen a esa aventura, he subido un para de veces a el Portillo de Piuquenes desde el Manzano Histórico pasando por Gendarmería, allá por los 90 con un par de amigos y la verdad, solo había huellas de animales por dónde ir y camino de piedras muy grandes, ni hablar del "apunamiento" y los latidos de la cabeza... jajaja! muy poco oxígeno, me alegro que gente más joven aprecien el MTB con este tipo de cruces, un abrazo de oso a la distancia a los del grupo!

1397679745
martin-lima
16-04-2014 17:22

a: CharlyZulu
Si, mientras más arriba estás mas grandes son las piedras y hay menos aire, pero que buena experiencia! Tenes fotos de cuando fuiste en los 90? Iban en bici?

Gracias por tu comentario

1396833436
formar
06-04-2014 22:17

Hola Martin !!!
Si fuer voshablaria con una editorial !!!
Jeje.. recien voh por la mitad del post, esta muy bueno !!!
Mañana lo termino de leer !!!

1396834619
elcarlo_1
06-04-2014 22:36

Un travesía Épica!! y tonelada de experiencia que sumará para sus futuros viajes.
Por otra parte, en este relato, aportas información preciada para los que les gusta este tipo de desafíos!!
FELICITACIONES!! Slds!

1396880038
fragone
07-04-2014 11:13

Muy buena nota!
A guardarla bien a mano para cuando se dé.

1396886421
luisse
07-04-2014 13:00

Muy buen relato realmente viaje con ustedes en momentos. Felicidades unos titanes del camino.

1396920730
eldavide88
07-04-2014 22:32

Che, te hago una pregunta Pochoclera, pero no menos importante: Les sobró mucha comida? Algo más les hizo falta? se quedaron sin Agua por muchos km??

1396921817
martin-lima
07-04-2014 22:50

a: eldavide88
Hola David!
Buena pregunta, falto esa info en el relato. Cuando llegamos al primer pueblo (San Gabriel) Nos quedaba comida como para 2 dias racionando mucho. Algo de polenta, algo de lentejas, algun sobre de queso rallado, algunas sopas crema, y algo de leche en polvo. Digamos que en caso de emergencia, habia para tirar unos dias tranquilamente.
En cuanto al agua, es un paraiso natural de vertientes el viaje. Hilos de agua que surgia del piso constantemente. Uno se servia a piachere. En dos trayectos se esta sin agua por algunas horas que son las ultimas 3 horas de asenso al Portillo Argentino y la ultima hora y media de asenso al Portillo de Piuquenes que era la frontera con Chile (evidentemente las vertientes no llegan tan alto). Es muy muy importante hidratarse bien en la altura, yo creo que tomaba alrededor de 5 litros de liquido diarios.

1397177064
jtrabichet
10-04-2014 21:44

MANZO lokos. muy lindo la verdad felicitarlos es poco

1397706082
rikireynold
17-04-2014 00:41

Un juntada para charlar

Buscados para comprar

15/03/19 23:58

COMPRO SHIMANO STI DE 7 / 8

BUSCO ESTE MODELO 105 RSX DURACE ES PARA UNA LOOK KG 66

13/03/19 22:33

Busco soporte para luz cateye opticube

Busco el soporte para la luz cateye opticube que es flexible.

13/03/19 01:09

Shifter y Pata SLX 11v

Hola, Busco Shifter con abrazadera Shimano SLX 11v (trasero) y pata de cambios SLX apta para 46t. Todo linea M7000. Puede ser como alternativa XT M8000. Puede ser usado (en optimo estado y/o nuevo). Contacto 3571 598235 Mauro

12/03/19 19:09

compro cuadro rodado 29

compro cuadro rodado 29 talle L

11/03/19 12:20

CORONA 52/ 53

Hola que tal, ando buscando una corona de 52/ 53 dientes. me quedo corto con mi 51 dientes (visson)

11/03/19 02:53

Alguna Rutera talle 50-51 de acero en venta?

Hola estoy necesitando una Bici de ruta talle 50 a 51 para estatura 1.65m de acero. es para uso urbano de casa a la facu, no necesito grandes prestaciones, si que este en buen estado.

Canjes

21/03/19 20:09

Pongo diferencia por 27.5 o 29

Busco permutar por una GT Avalanche. Pongo diferencia Look Zero mejorada, rodado 29, año 2018. Componentes Look Transmision: Shimano Acera Cubiertas: Bontrager En excelente estado.

21/03/19 13:27

Permuto por MTB talle M

Vendo/Permuto por MTB de igual categoría pero talle M. Motivo: Soy M, siempre use bicis L por gusto propio pero esta es muy espaciosa. Impecable en todo aspecto, solo tiene marcas de uso/transporte normales. Lo único a detallar es golpe en el cuadro (tubo superior, ver foto 9) que se hizo en

21/03/19 01:38

permuto por una doble GT avalanche expert

GT avalanche 29er Contactar al vendedor GT avalanche 29er, talle L, shifter XT, palancas XT, monoplato 36t, pata SLX 10v, frenos hidráulicos deore M6000, disco delantero de 180mm y trasero de 160mm, horquilla rock Shox xc 30, control de bloqueo en el manubrio, piñón deore, cadena deore, rueda

15/03/19 08:54

Permuto por Doble suspensión!!!!

Permuto Trek Superfly 8 R29 de aluminio talle M full Sram GX 1x11, frenos Shimano XT con discos Baradine 160mm, ruedas Fulcrum Red Power HP con cubiertas Kenda Slant Six nuevas, horquilla RS Recon Gold, sten y forma de carbono Bontrager, puños ESI, por bicicleta R29 doble suspensión. Pongo difere

14/03/19 19:34

Giant escape 2 gravel x MTB talle s

Intervino giant escape 2 gravel , transmisión 2x10 deore. Permuto por MTB talle s.

12/03/19 07:37

Cambio dj2go numark por pedales

Cambio dj2go numark con 2 usos por pedales automaticos shimano xt/xte

Bicicletas robadas

15/03/19 08:45

Robo Specialized Epic Comp 29 Mod. 2018

El día 09-03-19, robaron de la casa de un amigo ubicada en Barrio Grand Bourd de la Ciudad de Salta 2 bicicletas de su propiedad, una Epic doble como la de la foto pero talle XL en color negro con letras naranjas de aluminio y una trek merlin talle L negra. Por favor se agradece cualquier informaci

08/03/19 13:09

ROBO de Giant Cypress Azul

Me robaron la bicicleta GIANT CYPRESS DX color AZUL FRANCIA con la sillita HAMAX "Siesta" de la puerta del Megatlón de Juan B. Justo y Corrientes el miércoles 6/3/19 entre las 17:30 y las 19hs. Lamentablemente no tengo el número de serie y no figura en la factura. Estoy tratando de conseguirl

07/03/19 18:01

Bici robada caba

Nos robaron la bici de la foto y una venzo rod 29, negra y naranja , 2 tipos con arma blanca cerca de Facultad de derecho Lunes 4/3/2019 tipo 23:30hs

07/03/19 13:28

Raleigh robada!

Raleigh negra con guardabarros robada en Lomas de San Isidro, calles Clark y 3 de Febrero. Hay una sola en el pais. Ofrezco recompensa. No tengo el numero de serie. Asiento nuevo acolchonado, cambios agregados del lado derecho y bocina timbre del lado izquierdo.

01/03/19 12:34

Bicicleta ROBADA en la Plata

Nos robaron a mi novia y a mi estas dos bicis, las cual usábamos para movernos en la ciudad ir a trabajar etc. Se agradece info si se las ven publicadas etc. 2215435991

01/03/19 00:26

SOS Robadas en La Plata

Nos robaron a mi novia y a mi estas dos bicis, las cual usábamos para movernos en la ciudad ir a trabajar etc. Se agradece info si se las ven publicadas etc. 2215435991

Mensaje privado

De:
Para:
X